DONDE LAS TERAPIAS DE PAZ, LA RELAJACIÓN E INSPIRACIÓN FLUYEN POR SI SOLAS

En este inimaginable lugar ignorado en Extremadura todo son historias centenarias a través de los siglos, sobran las palabras, solo las fotos nos hablarán de su edad y de su misteriosa existencia a través de los tiempos.

Los olivos, los alcornoques, los castaños, los nogales, los cerezos, los almendros, los ciruelos, las encinas, los robles, los madroños, las acacias, las mimosas, los durillos, las higueras, los membrillos y hasta la casa, todo se mezcla como simbióticamente entre sí, con una flora y una fauna autóctona milenaria, tal vez favorecida por un microclima idóneo capaz de desarrollar y mantener esta increíble exuberancia endémica, incomprensiblemente protegida inalterada e intacta a través de los siglos. Difícil de imaginar tal concentración de armonía dentro de una sola finca; solo los antiquísimos muros que rodean la finca (próximos a 1.800 ml. x 1,80 y 0,80 de anchos por algunos sitios) son verdaderamente dignos de admiración.

¿MAS FOTOS DEL EDEN?

Donde la infinita naturaleza no solo oxigena los pulmones, también oxigena el alma, el ánimo y la mente. ¡Viejos alcornoques, nogales, cerezos, encinas y flora autóctona en el recinto!

¡A CADA PASO UNA LARGA HISTORIA!

Lo que podrían contar estos viejos olivos, las encinas, los cerezos, los muros, o estas familias de flores naciendo por sí solas cada año en el mismo lugar durante siglos; tal vez milenios.

¡LA NATURALEZA EN SU MAS PURA ESENCIA!

Es nuestra señal de identidad en Extremadura: algo que nos sigue uniendo al milagro de la autenticidad, el privilegio y la bondad de la vida.- Aquí no solo la longevidad es cuestión de genética en este lugar excepcional donde árboles que normalmente crecen a lo ancho como la encina, el alcornoque, el olivo o el almendro, aquí se atreven a crecer también en altura.

Todas las fotos en la serie a continuación y las anteriores las he hecho con smartphone. Pido disculpas por la baja calidad de algunas de ellas.

¡EL ENIGMA DE LO AUTOCTONO EN SU MEDIO NATURAL!

Robles, higueras, castaños, madroños, e infinidad de plantas y toda clase de flora, han encontrado su sitio y su resistencia en este lugar, integrándose tanto en la proximidad del entorno, que hasta hemos tenido que hacerles hueco dentro de la propia vivienda para que puedan respirar. Algo que no solo da vida a sus raíces dentro de su grandeza en la naturaleza, sino que también dignifica y purifica al ser humano como parte de ella.

Las próximas fotos irán dirigidas mas bien sobre el entorno, el ambiente rústico sobre la rehabilitación de viviendas, anejos, jardines y caminos de la finca.

¡COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS! – Perpers

Sólo es posible respetar el entorno, utilizando sus propios materiales. La piedra, la teja el hierro y hasta la mayor parte de la madera son del mismo lugar, por suerte conservada in situ desde antaño.

¡LA HUELLA DE LOS AÑOS!

Cuando observamos y pensamos. ¿Quién haría estas rejas? ¿Quién colocaría estas piedras? Ese es el momento en el que inconscientemente nos estamos cuestionando. ¿Qué somos realmente, ante el curso del tiempo?

¡REHABILITAR SIN MODIFICAR LA ANTIGUA ARQUITECTURA!

No solo faltaríamos el respeto a quienes lo crearon, faltaríamos también el respeto a nuestros orígenes.

¡RECICLAJE DE VIGAS Y MATERIAL EN LA MISMA ZONA!

Tejas, ladrillos, piedras y hasta las vigas, pertenecen a árboles secos y en buen estado en el mismo lugar. Increíble suerte y casualidad.

¡CUANDO LA ESCASEZ ACTIVA LA IMAGINACIÓN!

Aprovechar la misma piedra extraída para hacer la bodega para construir la bóveda de la misma.- Combinar distintas maderas conseguidas in situ para realizar los dinteles de las puertas.- Aprovechar la amplitud del zaguán para instalar varias lagaretas, como lagar de vino, etc. son varios de los detalles que se han recuperado en esta antigua construcción.

(Todas las fotos son propiedad de O.G.P.)